Avisar de contenido inadecuado

Entre besos y mordidas

{
}

Ah, Shimamoto, ¿qué vamos a hacer con las palabras? Todas las mías insisten en volverse abrazos feroces en cuanto quedas a tiro. Alguna traviesa logra colarse hasta tus pechos y llenarlos de mordidas dulces y rojas como besos de pirañas enternecidas.

{
}
{
}

Deja tu comentario Entre besos y mordidas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre